Ensayo de Hebert Benítez Pezzolano

Universo Marosa

Dueña de una voz inconfundible en el mapa literario vernáculo y del continente, Marosa di Giorgio (Salto, 1932-Montevideo, 2004) pertenece al parnaso de los ‘raros’. Lejana de la Generación del 45 y de la poesía combativa de finales de los sesenta y los impulsos experimentales venideros, no hay corriente estética ni movimiento poético que la habite. Acaso sea ésta una de las razones, además de su particular mirada del mundo y su misticismo onírico, lo que la haya transformado en un objeto de estudio dentro y fuera de fronteras. Marosa: la inconmensurable, sería una buena aproximación, si de definiciones se tratara.

En el ensayo Mundo, tiempos y escritura en la poesía de Marosa di Giorgio, el docente, poeta y crítico Hebert Benítez Pezzolano bucea en estos tópicos y en otros menos frecuentados, desde una singular perspectiva, asociada a la mimesis y enunciación, y a la poética de la expresión. Es decir, el autor establece una serie de planteos para proponer así una serie de interpretaciones que invitan (e intentan) descubrir el velo sobre el territorio poético marosiano, una de las construcciones estéticas más rigurosamente extrañas y cerradamente coherentes del panorama literario uruguayo y latinoamericano desde mediados del siglo veinte, que se fue fraguando desde la irrupción de su primer libro, Poemas (1953), hasta llegar al sublime recopilatorio Los papeles salvajes o a los coqueteos narrativos de Camino de las pedrerías (1997) y Reina Amelia (1999). Es justamente en los dos tomos de Los papeles salvajes (1989 y 1991) donde Benítez Pezzolano se detiene para analizar las partículas elementales, la materia prima (estructural y visionaria), para rastrear la matriz del universo marosiano.

El libro, con profusa información, notas al pie de página y bibliografía consultada, culmina con “un giro conclusivo”, así lo denomina su autor, donde sostiene que Los papeles salvajes son una consumación artística radical y, parafraseando a Nietzsche, una embestida de la exterioridad por la interioridad. Se trata de una energía que conduce a la creación de un mundo de entronque mítico, de una obra epifánica que nos aproxima a una revelación tan innominable como familiar.

El volumen, Premio Nacional de Literatura del Ministerio de Educación y Cultura 2011, es un ensayo acertado, lúcido, escrito a conciencia, que funciona como anexo para quienes conocen la obra de Marosa, una mujer que con su sola presencia invocaba a las musas. De esto dan cuentan sus apariciones en recitales poéticos (dentro y fuera del Uruguay) y de los registros que afortunadamente se conservan, incluso en formato digital, como el Recital Diadema, editado en cd por Ayuí.

 

Mundo, tiempos y escritura en la poesía de Marosa di Giorgio, de Hebert Benítez Pezzolano. Estuario Editora, 2012, 148 pp. Distribuye Gussi.