El primer clásico nacido en América, por Guadalupe Vendemia