Los muertos en el armario. Crítica. Televisión